¿Cómo seleccionar a tu preparador de impuestos y cómo evitar ser víctima de un fraude?

Por: Loraine E. García, MBA, EA


Muchos de nosotros necesitamos contratar a un preparador de impuestos, ya sea porque no tenemos tiempo para prepararlos nosotros mismos o simplemente porque no contamos con el conocimiento necesario. Pero, ¿cómo seleccionamos a esta persona con la cual vamos a compartir nuestra información más sensitiva? ¿Qué preguntas debemos hacer?

Aquí te doy unos consejos que puedes seguir para que puedas elegir el preparador que cumpla con tus necesidades y a su vez mantener tus ojos abiertos a prácticas inapropiadas:

· El preparador debe tener PTIN (Preparer Tax Identification Number)

El PTIN o número de preparador es asignado y requerido por el IRS para toda persona que prepare impuestos por compensación. Si tu planilla de impuestos no contiene este número, esto es una señal de que la persona no es un preparador legítimo.

· Evita aquellos preparadores que envían tu planilla a papel

El IRS requiere a toda persona radicar su planilla de impuestos electrónicamente. Sólo hay unas pocas excepciones a esta regla y entre estas se incluye que tu planilla se haya rechazado por robo de identidad (tuyo o de uno de tus dependientes). Si tu preparador no ofrece radicación electrónica, la persona no está debidamente registrada.

· Ojo con los que usan programas de preparación de planillas personales

Hay algunos preparadores que te crean una cuenta en uno de estos programas para hacer tu planilla por ti mismo tales como TurboTax, TaxSlayer, TaxAct, etc. Y aunque si te ofrecen “radicación electrónica”, lo que no te explican es que están radicando a tu nombre, tal cual si fueras tu mismo, sin ninguna intervención. Esto evita que entren sus credenciales o firmen virtualmente esa planilla.

· Un preparador legítimo siempre firma sus planillas


Si usted está pagando por ese servicio, exija la firma de su preparador. Cuando usted firma su planilla de impuestos, usted firma bajo pena de perjurio que todo lo que está ahí declarado es correcto, verdadero y completo. Si su preparador no firma y luego hay algo que reclamar, usted no tendrá a quién reclamarle, porque ante los ojos del IRS, usted es el único responsable.

· Verifica credenciales y educación

El PTIN es algo fácil de conseguir, sin embargo, otras credenciales y educación no lo son. CPA y EA (Contador Público Autorizado y Agente Inscrito – Enrolled Agent en inglés) son las credenciales más comunes cuando se trata de impuestos, pero si su preparador no los tiene, al menos verifique que tenga educación relevante y que mantenga su conocimiento en el campo a través de educación continua.

· No confíes en un preparador que no haga preguntas

Un buen preparador siempre hace preguntas. No hay otra forma para preparar una planilla de impuestos correcta y precisa. Si sólo toma tus papeles y no hace nada de preguntas, esto es una bandera roja.

· Evita los preparadores que cobran un porcentaje de tu reintegro

Las tarifas deben ser estructuradas por hora o por la dificultad de los anejos, nunca basada en la cantidad del reintegro que vas a recibir.

· Pregunta su campo de experiencia

Algunos preparadores son versátiles y pueden tener experiencia en diferentes áreas, pero otros son especializados en áreas específicas. ¿Eres militar? Busca uno que tenga experiencia y conocimiento trabajando con militares. ¿Tienes negocio propio? Debes buscar alguien que sepa trabajar con negocios pequeños.

· Busca su disponibilidad

¿Está tu preparador solamente disponible durante la temporada de planillas? Esto es algo que es preferible evitar. Elige a uno que te pueda brindar asistencia durante todo el año de ser necesario.

Elegir el preparador apropiado es sumamente importante. Mantén en perspectiva que una mala decisión te puede costar miles de dólares. También puede provocar una auditoria en la cual tus bienes, ya sean personales o de tu negocio van a ponerse en riesgo. Recuerda que esta es la persona a la cual le estarás confiando tu información más confidencial. Busca a alguien con quien puedas establecer una relación profesional de confianza y que no tenga reparos en contestar tus preguntas. Evita a los preparadores fantasmas que pondrán en riesgo tu información personal y tus finanzas y si te encuentras con ellos, no dudes en notificar al IRS usando la forma 14157 o 14157-A.